Ya soy padre

personal
Compartir es bueno.. Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someoneShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on Tumblr0Buffer this page

A las 18h y 10 minutos del pasado 5 de abril, estaba en la puerta de los quirófanos del Hospital Materno Infantil de Zaragoza, cuando una enfermera salió preguntando por el marido de Yolanda Sánchez:

-Yo (dije)

-Un segundito que el pediatra viene enseguida

-Pediatra: Todo ha ido bien, su hijo ha nacido bien y….

En esos momentos la emoción me pudo y me eché a llorar como un crío. No es lo que uno se imagina que va a pasar en esos momentos, pero son tantas las emociones que se juntan: la espera de los nueve meses, la preocupación de que todo salga bien, el cambio de vida que supone, y todo se resume en esas palabras:

-Su hijo ha nacido ya

A los poco segundos me trajeron a Daniel y (además de seguir llorando como un bobo) esa primera imagen de tu hijo es una de esas cosas que nunca se olvidan, a lo lejos escucho a una enfermera que al verme en ese estado decía:

-Pero, será de alegría ¿no?

– Si, si, balbuceaba yo

En esos momentos te dan un montón de instrucciones que tu eres incapaz de asimilar ni recordar, los papeles que tienes que hacer, donde esperar a tu mujer, en que planta estará. Muy a duras penas escuchas algo así como que puedes subir a la planta de neonatos para estar un poco con tu peque.

Así que subo, me equivoco de puerta, como es normal y al fin encuentro las visitas a los neonatos. Otra enfermera me pregunta por el nombre de la madre (en el hospital a los peques se les conoce por el nombre de la madre) y me pide que le siga. Llegamos a una sala y la enfermera me muestra toda contenta al que según ella es mi peque: un precioso bebe NEGRO. Yo le digo que creo que ha habido un error pero ella insiste, hasta que descubrimos que mientras yo me lavaba las manos ha llegado otro padre y la enfermera se ha quedado con el nombre de la otra madre.

Al fin puedo estar unos minutitos con Daniel, no se si acariciarle hacerle fotos o simplemente mirar esos ojos que a pesar de tener unos minutitos de vida, el peque mantiene exageradamente abiertos como diciendo ¿Donde estoy?.

Al final subo con Yolanda (La verdadera heroína de esta historia) a la habitación y mientras vamos en el ascensor le cuento la historia de nuestro bebe negrito, Yolanda no puede aguantar la risa y me pide por favor que no siga por que le tiran los puntos.

Al poco rato nos tráen a Daniel a la habitación y…… que queréis que os diga, no soy tan buen escritor como para explicar lo que sentimos en ese momento al estar los tres juntos por primera vez.

Pero esta historia continúa y sólo me gustaría decir que en esto del embarazo, las madres son las que tienen todo el mérito. A los hombres nos queda la ilusión de haber ayudado a iniciar el proceso y la paciencia de la espera.

Compartir es bueno.. Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someoneShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on Tumblr0Buffer this page

Acerca de Fernando Cruz Bello

Cuarentaypocos, aprendiz de todo y experto en nada. Algún día me gustaría saber algo sobre las nuevas tecnologías en el ámbito de la docencia, que Jonathan Ive me pidiera consejo cada vez que saca un nuevo producto, hablar sobre deporte con Santi Segurola y escribir la mitad de bien que Enric Gonzalez. Otros sueños como jugar algún partido importante con los Lakers o el Madrid, los he dejado apartados momentáneamente.

7 pensamientos en “Ya soy padre

  1. Pingback: Tweets that mention Ya soy padre | Publicar la leyenda -- Topsy.com

  2. Juan Antonio

    Te cambia la mirada,
    el gesto, el aroma
    y hasta la noche,
    que será siempre día, ya lo veréis.
    Ya no se agotarán las ganas de vivir
    ni cabrán las palabras en esos ojicos de Daniel
    que os mirarán para preguntaros
    por dónde se va a este laberinto que llamamos “vida”,
    que de dónde viene ya lo sabe: del amor.

    Responder
  3. Ana Cristina GIGER BRAVO

    FELICIDADES. SI SUPIERA CÓMO SUBIRÍA LA FOTO EN LA QUE APARECEN MIS DOS SOLES. RODRIGO (DE 7) Y RICARDO (DE 2 MESES Y MEDIO). AHORA MUCHA PACIENCIA COMO PADRES PRIMERIZOS. Y NO OLVIDEIS MIRAROS A LOS OJOS COMO MARIDO Y MUJER, AUNQUE NO QUEDE ENERGÍA. LOS PRIMEROS MESES PUEDE SER MUY DURO SI NO PODEIS DORMIR.

    Responder
  4. Fernando Cruz Bello Autor

    Gracias por el comentario Cristina, la verdad es que es un cambio de vida total y necesitas estar muy centrado para afrontar una cosa así. De momento estamos contentos porque toda va razonablemente bien.

    Responder
  5. Pingback: Daniel, año 1 | Publicar la leyenda

  6. Pingback: Ya somos cuatro | Publicar la leyenda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *