Porque la vida puede ser maravillosa

Andrés Montesrecuerdo
Compartir es bueno.. Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someoneShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on Tumblr0Buffer this page
Andres Montes

Andres Montes

Decía Nick Hornby en su fantastico libro “Fiebre en las gradas” que se enganchó al futbol porque era el único sitio donde veía a los hombres llorar y es verdad. El deporte es un pequeño microcosmos donde se ensayan las grandezas y miserias de la vida, es una lupa de aumento pegada a la realidad que nos permite llorar o disfrutar como niños, es una oportunidad de sentir con la intesidad de esos locos bajitos.

Andrés Montes era un periodista radiofónico que en un tiempo (la década de los 80 y 90) donde el deporte era más bien cutre, gris y permanentemente enfadado, descubrió para muchos (incluido yo) su lado más divertido y lúdico.

Los jugadores ya no se llamaban Herreros o Winslow, sino Alberto “Caviar” Herreros o Ricky “Maravilla” Winslow. Un partido de la NBA servía para hablar de música con Segurola o crear el “Calabaza’s club” con Antoni Daimiel.

Más tarde cuando se hizo más popular gracias a su fichaje por “la sexta”, el gran publico descubrió que un partido de futbol era fundamentalmente una oportunidad de disfrutar (“Futbol con Fatatas”) que el jugar al primer toque era “tiki-taka” y que la vida al fin y al cabo puede ser maravillosa cuando se está entre amigos y se disfruta de un partido.

En la escena final de la película Ojos Negros de Nikita Mihailkov, uno de los personajes: Vsevolod Larionov dice:

Pasarán los años, nosotros nos iremos y después toda la gente que conocimos, incluso este barco desparecerá. Las aguas de este río se secarán y con el todo lo que conocimos, pero quedará algo: todo el bien y el mal que hayamos hecho durante nuestra vida

Vsevolod Larionov me recuerda un poco a Andrés Montes y muy bien pudiera ser el presidente del “calabaza´s club”; pero sobre todo, creo en esas palabras del personaje. Andrés ha dejado mucho bien, nos ha dejado ese sentido lúdico de la vidad y el deporte, ese sentido de gourmet a la búsqueda de exquisiteces, ya sea en una comida, en una canción, o en un partido de baloncesto a las tres de la mañana.

Andrés, hoy el día parece un poquito más gris y triste, pero en tu honor volveré a ver las finales de la NBA del 98 entre los Bulls y las Jazz narradas por tí, cuando el más grande demostró lo que se puede hacer en una cancha de baloncesto, porque al fin y al cabo, La vida puede ser maravillosa.

Descanse en paz.

ACTUALIZACIÓN:

Algunas reacciones a la noticia:

Segurola, habla de él en Marca

Pau Gasol lo comenta en su web

Iturriaga habla en el País

Antoni Daimiel habla en Marca

Compartir es bueno.. Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someoneShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on Tumblr0Buffer this page

Acerca de Fernando Cruz Bello

Cuarentaypocos, aprendiz de todo y experto en nada. Algún día me gustaría saber algo sobre las nuevas tecnologías en el ámbito de la docencia, que Jonathan Ive me pidiera consejo cada vez que saca un nuevo producto, hablar sobre deporte con Santi Segurola y escribir la mitad de bien que Enric Gonzalez.
Otros sueños como jugar algún partido importante con los Lakers o el Madrid, los he dejado apartados momentáneamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *