El mejor final

baloncestodeportes
Compartir es bueno.. Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someoneShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on Tumblr0Buffer this page

Woody Allen dijo una vez que el deporte es todo aquello que el arte aspira a ser: “emocionante, bello e interesante”, yo creo que tiene razón. En la historia del deporte hay muchos momentos épicos y especiales. Uno de ellos es este:

Final de la NBA del año 1998, último partido del mejor jugador de todos los tiempos, enfrente los Utah Jazz con John Stockton y Karl Malone; posiblemente uno de los mejores equipos de la historia de la NBA que tuvo la mala suerte de encontrarse con Michael Jordan enfrente. Es la última jugada del partido (zona cesarini) Michael Jordan decide jugarse el sólo la posesión, le defiende Byron Russell esperando; como todo el mundo que haga una penetración. Michael Jordan se va hacia canasta pero cambia de idea en el último momento; Byron Russell que ya había iniciado su acción defensiva no puede frenar. Michael hace una suspensión perfecta canasta de la victoria mateniendo el brazo extendido en una prolongación perfecta. Todo aquello que el arte aspira a ser: emocionante, bello e interesante

Compartir es bueno.. Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someoneShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on Tumblr0Buffer this page

Acerca de Fernando Cruz Bello

Cuarentaypocos, aprendiz de todo y experto en nada. Algún día me gustaría saber algo sobre las nuevas tecnologías en el ámbito de la docencia, que Jonathan Ive me pidiera consejo cada vez que saca un nuevo producto, hablar sobre deporte con Santi Segurola y escribir la mitad de bien que Enric Gonzalez.
Otros sueños como jugar algún partido importante con los Lakers o el Madrid, los he dejado apartados momentáneamente.

3 pensamientos en “El mejor final

  1. Pingback: Porque la vida puede ser maravillosa | Fernando Cruz Bello

  2. Pingback: ¡Dios, esto me esta matando!Publicar la leyenda | Publicar la leyenda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *