La normalidad del asesino

películassociedad
Compartir es bueno.. Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someoneShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on Tumblr0Buffer this page
Mano ensangrentada

Mano ensangrentada

Hace un par de años hubo una fuerte polémica por una película alemana titulada “el hundimiento“. La película es un retrato humano de los últimos días de Adolf Hitler y la polémica venía del hecho de que el retrato era “demasiado humano“. Nos es mucho más fácil pensar que los grandes asesinos son mostruos, personas anormales que están fuera de la sociedad; pero la mayoría de las veces no es así. Como se podía ver en la película “garage olimpolos torturadores de la dictadura argentina eran honrados padres de familia que se tomaban su trabajo como si de oficinistas se tratase, incluso alguno de ellos llegó a adoptar a alguno de los hijos de sus victimas. La realidad es que “la maldad” no es algo que este fuera de nosotros, todos albergamos monstruos, pero tenemos barreras que impiden que esa maldad salga. A veces esa maldad sale en pequeños detalles de la vida diaría como comentarios hirientes o falta de sensibilidad y otras veces el resultado es una catástrofe como en el caso del francotirador de la Universidad de “Virgina Tech”.
EN 1971 en la Universidad de Stanford tuvo lugar un experimento muy controvertido. Se trataba de escenificar las condiciones que tienen lugar en una cárcel para lo cual se eligieron una serie de voluntarios y al azar se les asignó los roles de guardian y preso. A pesar de ser un experimento se trató de simular las condiciones de una prisión de la manera más real posible. El experimento tuvo que ser cancelado porque los voluntarios se lo tomaron tan en serio que se descontroló tanto que se temió que pudiera suceder una desgracia. Al fin y al cabo la maldad no nos rodea, esta dentro de nosotros y es sorprendentemente normal.
Por eso me parece bien que en las películas se retrate a los asesinos como gente normal, porque creo que es mucho más peligroso el pensar que la maldad es algo ajeno a nosotros y fruto de algún tipo de monstruosidad del que estamos protegidos al pertenecer a “la normalidad” de la sociedad.

Nota: En este link, se puede ver un documental muy interesante sobre el experimento de la Universidad de Stanford

Compartir es bueno.. Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someoneShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on Tumblr0Buffer this page

Acerca de Fernando Cruz Bello

Cuarentaypocos, aprendiz de todo y experto en nada. Algún día me gustaría saber algo sobre las nuevas tecnologías en el ámbito de la docencia, que Jonathan Ive me pidiera consejo cada vez que saca un nuevo producto, hablar sobre deporte con Santi Segurola y escribir la mitad de bien que Enric Gonzalez. Otros sueños como jugar algún partido importante con los Lakers o el Madrid, los he dejado apartados momentáneamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *